Salud

Muchos de los papás coinciden que este momento es uno de los mejores para convivir con nuestro bebé y como no, si de un momento a otro ya ¨es mayor¨ y ya se quiere bañar solito.

Recién nacido bañarlo puede asustarnos un poco pero con la práctica, este miedo pasa a ser uno de los mejores momentos. Definitivamente el agua y el jabón no son suficientes para el baño, también el hablarle y decirle lo mucho que disfrutamos bañarlo, darle un masaje y ejercitarlo, aunque no lo parezca, esta rutina de caricias le ayudarán a un mayor desarrollo cognitivo, fisiológico y emocional. Es un momento de conexión, comunicación, relajación y puede recordarle esa sensación cuando estaba dentro de mamá en una ¨ bolsa llena de agua¨, haciendo que se sienta cómodo. Podemos acompañar este momento con un poco de música incluso, ayudándonos con la esponja de baño o algún juguete, es buen momento para el aprendizaje  donde ¨absorberᨠaún más lo que le transmitamos. El juego a la hora del baño definitivamente es una excelente estimulación.

Es importante tomar en consideración que es un momento corto, no debemos hacerlo como una actividad complicada, por lo tanto, debe ser relajante tanto para el bebé y los papás.

Consideraciones a tomar, no lo dejemos sólo, no excedamos el tiempo del baño y tampoco utilicemos cantidades excesivas de shampoo, así como vigilar la temperatura del agua.

Sin lugar a dudas una hora con muchas experiencias y aprendizaje.

En todo momento y lugar siempre hay insectos, en ciertas temporadas del año tienen mayor acto de presencia, como es primavera o el verano. También influye el lugar donde vivamos, el cual puede ser de clima caluroso-húmedo o en la costa donde hay más concentración de insectos y aunque seamos los papás más prevenidos, esto no exenta de que nuestro pequeñín este expuesto a la picadura de alguno de ellos. Los más comunes son los mosquitos, arañas y hormigas.

El primer paso para proteger a nuestro bebé es la prevención y esta empieza desde casa, mantenerla siempre limpia y evitar residuos de comida en el piso, así no entraran hormigas o arañas. Y si nuestro pequeñín ya gatea estará más expuesto a sus picaduras por lo que es importante evitar acumulación de comida y otros residuos en los botes de basura ya que son el mejor imán para los insectos, así como también la acumulación de agua en los patios, la preferida de los mosquitos, que como ya sabemos son unos de los principales transmisores de enfermedades como el dengue o malaria, de igual manera si contamos con una extensión de pasto mantenerlo lo más limpio posible. Por la noche si duerme en la cuna que sea con una tela protectora y con mayor razón si vivimos en un lugar donde sabemos que estamos rodeados de insectos. En caso de tener mascota, la recomendación es ser más estrictos en la limpieza.

Si vamos a salir al campo, es importante aplicarle algún repelente para insectos que sea propio para su piel, procurar que no le sea agresivo (sin sustancias tóxicas) y le provoque alguna molestia, ponerle ropa que le cubra brazos y piernas, evitar colores brillantes y lociones fuertes ya que estos son los principales estimulantes para los mosquitos.

La picadura de insectos definitivamente puede ser una verdadera molestia, incluso puede llevar a una situación complicada, si nuestro bebé ha sido picado, debemos observar la reacción que esta produzca, de ser necesario llevarlo al pediatra para que este le suministre algún antiestático o pomada para aliviar la molesta comezón que se produce, lo mejor será evitar que se rasque, así no sufrirá de alguna infección.

Un término que posiblemente no se diga muy a menudo, pero es bien conocido, e incluso es una práctica ancestral y muy común hoy en día en comunidades indígenas y en otras culturas, el cual ha tomado fuerza debido al internet. Consiste en llevar a nuestro pequeñín pegado a nuestro cuerpo de frente a nosotros en una posición de ¨ranita¨. Analizando un poco, podemos decir que es una práctica que ya ¨traemos¨, es un movimiento reflejo y por su puesto, quién no ha tomado a un bebe entre brazos pegándolo a su cuerpo.

El beneficio es desde el primer momento, al transmitirle a nuestro bebe seguridad, tranquilidad y así reforzamos su autoestima. Si se está amamantando, el llevar al bebe cerca es decir a un beso de distancia,  la mamá segrega más oxitocina favoreciendo una mejor lactancia con libre demanda, está comprobado que él bebe llora menos, duerme mejor, tiene una mejora en su sistema nervioso el cual madura aún más rápido con esta posición, le estamos dando un bienestar físico en general, le ayudara con su digestión disminuyendo cólicos y reflujo, incluso le ayudaremos a una regulación térmica así como también a una respiración sincronizada, puede ayudar a tener menos posibilidades de depresión post-parto, otro beneficio importante es la profundidad con que verá el mundo que lo rodea, debido a la socialización que tenga mamá o papá con los demás. Por supuesto que a nosotros también nos dará beneficios como una mayor confianza y seguridad, más libertad de movimiento para nuestras actividades cotidianas como ir por lugares que con una carreola sería muy complicado, subir al taxi, autobús y por qué no, hasta un poco de ejercicio para fortalecer aún más los lazos afectivos.

Como veras el porteo trae más beneficios de los que pudiéramos pensar, así que, ¿por qué no ponerlo en práctica?

Es importante considerar la compra de un porteador ergonómico tanto para la comodidad de los papas y él bebe, así evitaremos lastimarnos la espalda o a nuestro pequeñín debido a una mala postura.

Se acerca la temporada de frío y, debido a que su sistema inmunológico no ha madurado del todo, los niños son más vulnerables a las bajas temperaturas y por consiguiente están expuestos a contraer enfermedades respiratorias. Estas son las más comunes:

  • Gripa o influenza: afecta las vías respiratorias y que no sólo se presenta en temporada de frío, sino también en el transcurso del año con los cambios de estación. Esta enfermedad de fácil contagio, presenta síntomas como cuadros de tos, fiebre y dolor general.
  • Otitis media: inflamación del oído medio acompañada de dolor agudo muy constante.
  • Bronquitis: inflamación de los bronquios (conectores entre los pulmones y la tráquea), dificultad para respirar, producción excesiva de mocos, tos y congestionamiento.
  • Bronquiolitis: presenta síntomas como fiebre, tos y dificultad al respirar debido a que los bronquiolos se inflaman y no permiten la entrada de aire.
  • Amigdalitis: es causada por una bacteria o virus, ésta presenta inflamación o enrojecimiento en las amígdalas, propiciando cuadros de fiebre, dolor de cabeza e incluso perdida de voz.
  • Neumonía: enfermedad de origen infeccioso causada por bacterias como el neumococo. Es especialmente peligrosa en recién nacidos, ya que se inflama una parte los pulmones y se presenta después de una gripe o resfriado mal cuidado; presenta cuadros de fiebre, tos, escalofríos, dolor y dificultad al respirar.

Por muy cuidadosos que seamos, nuestros pequeñines siempre estarán expuestos a virus y bacterias, por eso es importante tener su cuadro de vacunación completo, evitar estar en lugares cerrados y concurridos, mantener la casa limpia y ventilada, evitar los cambios bruscos de temperatura, bañarlos por la noche de preferencia y abrigarlos correctamente, todo esto aunado a una correcta alimentación e hidratación.

Y por supuesto, evitemos automedicarlos, lo mejor siempre será visitar al pediatra.

Son muchas las preguntas que se generan sobre el cáncer de mama, tal vez una de las más frecuentes sea si éste se hereda. Definitivamente sí hay una influencia del factor genético, sobre todo con familiares en primero y segundo grado que hayan padecido cáncer, incluso de ovario y endometrio, el cual tiende a mutar. Esto ha generado el VRCA que se desarrolla de manera temprana a nivel familiar. Otra pregunta es si éste genera síntomas, recordemos que en un principio puede no generar ninguna molestia, por lo que es de suma importancia realizar las autoexploraciones de manera constante para una detección oportuna, la cual nos dará una mayor posibilidad de combatirlo e implementar tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia, o la extirpación total de la glándula mamaria.

¿Qué otros factores me pueden llevar a contraer cáncer de seno? En definitiva, nuestro estilo de vida nos puede llevar a contraerlo. El sedentarismo aunado a una mala alimentación lleva a la obesidad, la cual puede duplicar la posibilidad de contraerlo, así como el consumo de alcohol y el tabaquismo.

¿La edad es un factor de riesgo? En efecto, el entrar a una edad de 40 a 50 años puede ser una causante, en este punto cabe mencionar que la Norma Oficial Mexicana referente al cáncer de seno, sugiere que a partir de los 25 años se debe hacer una revisión clínica anual y una mastografía cada dos años a partir de los 40 a los 69 años.

¿Una vez eliminado el cáncer, éste ya no regresa? Siempre habrá la posibilidad, como ya mencionamos, éste tiende a mutar desarrollándose en otros órganos por lo que es importante realizar revisiones periódicas para descartar cualquier anomalía.

A la par surgen otras preguntas como ¿tendrán que extirparme el seno?, ¿se me caerá el cabello?, ¿qué tipo de tratamiento llevaré? Estas preguntas se irán disipando conforme a los estudios que se realicen y el resultado que arrojen, sobre qué tipo de cáncer es y qué tan avanzado está, para así poder dar un tratamiento de manera personalizada, recordemos que cada persona es diferente.

Quienes han padecido cáncer se enfrentan a secuelas, una muy común es el linfedema que es la hinchazón del brazo del lado que se haya realizado la intervención quirúrgica.

Hacemos hincapié nuevamente, hoy la información está a la mano, las instituciones médicas, así como fundaciones sobre cáncer de seno, proporcionan toda la información necesaria e incluso ofrecen ecografías y mamografías para una su detección temprana, pero sobre todo, la mejor prevención es la autoexploración, que nos ayudará a detectar cualquier nódulo o cambios físicos en el seno.

Es una realidad que al tener glándulas mamarias se corre el riesgo de contraer cáncer, el cual también se presenta en hombres aunque en un porcentaje de menos del 1%, pero no por eso dejará de ser un riesgo.

Octubre mes de lucha contra el cáncer de mama.

Este tipo de malestares son comunes en los primeros meses de vida del bebé, y como ya hemos comentado no son de gravedad, a menos que éste sea un síntoma muy constante y se vea afectado su peso. Normalmente en la mayoría de los bebés esta situación desaparece entre el cuarto y quinto mes de vida y se verá superada en su totalidad al cumplir el año de vida, ya que el esfínter esofágico que conecta el esófago con el estómago, habrá madurado evitando que los jugos gástricos regresen.

Pero afortunadamente nuestro pequeñín nos tiene para ayudarle a aliviar estas molestias. Si le estás dando pecho, debes saber que es muy importante la técnica de alimentación, ya que su boca debe abarcar gran parte de la aureola del pecho para evitar ingesta de aire, una de las principales causas del cólico, otra causa importante es evitar una alimentación excesiva o bien darle el alimento con rapidez, esto para evitar situaciones de reflujo. También será importante como mamá poner atención en nuestra alimentación, ya que ésta pasara a través de la leche materna y pudiera generarle cólicos; lo mejor será evitar alimentos estimulantes como café, picantes o chocolate en tu alimentación. También si por alguna razón se está tomando algún medicamento que haya sido recetado debidamente por el médico para que no afecte al bebé. De igual manera si ya se le está alimentado con biberón, recordemos usar uno adecuado a su edad y que evite la ingesta de aire, así como también poner atención si la fórmula que le estemos suministrando le esté generando alguna molestia.

Otro punto a considerar, es que al momento de alimentarlo debemos tener una posición cómoda, tanto para la mamá como para el pequeñín, evitemos situaciones de tensión que le pudieran generar nerviosismo, incluso veamos diferentes posiciones y ver en cual se siente más cómodo. Una técnica tan simple es la de acabando de comer ayudarle a eructar o sacar el aire que ingirió, algo que en definitiva le será de gran ayuda.

Punto a recordar, si esta situación se ha complicado y vemos que está generando baja de peso, lo mejor será acudir al pediatra de inmediato.

En ocasiones pudiéramos detectar a simple vista si nuestro bebé sufre de alguna alergia, el problema es que muchas ocasiones no sabemos la causa, si es el jabón, la leche, ropa, la mascota, el polvo, medicinas, cambios de estación etc. Son una infinidad de alérgenos (sustancias químicas en el medio ambiente) a los que están expuestos. Al entrar en contacto con ellas el sistema inmunológico se activa liberando histaminas para su protección, es importante recalcar que teniendo un bebé en casa debemos extremar la limpieza con la finalidad de reducir riesgos.  Pero ¿cuáles pudieran ser las señales que nos indiquen realmente si nuestro bebé sufre de alguna alergia?

Generalmente las alergias se manifiestan en nariz, siempre gotea la mucosidad (es transparente) o estornuda constantemente que pareciera un resfriado, los ojos siempre están llorosos o tiene comezón, en la piel aparece salpullido o enrojecimiento, en la garganta y oído hay comezón provocando se toque la oreja y también pudiera manifestar un poco de tos seca constante. Debemos estar atentos a cualquier reacción y poder actuar de inmediato;  cuando una alergia no es tratada adecuadamente esta puede generar asma o en casos extremos anafilaxia (dificultad al respirar, shock, arritmias) la cual pone en peligro la vida del bebé.

Existen diferentes tipos de exámenes para la detección de alergias, uno es el de sangre, su finalidad es medir los anticuerpos alérgicos (IgE, inmunoglobina), las pruebas cutáneas acompañadas de exámenes intradérmicos. También hay pruebas de aplicación o eliminación de diferentes tipos de sustancias, esto con la finalidad de ver la reacción a las mismas. Ésta última, es una de las formas en las que se detecta si hay alguna alergia a un medicamento o algún tipo de alimento.

Hay diversas formas en que pudiéramos ayudar a descongestionar a nuestro bebé debido a una alergia simple como es el caso de las vías respiratorias, está la opción de los aspiradores nasales que ayudan a extraer la mucosidad acumulada y que no le permite respirar, otra opción son los vaporizadores eléctricos o agua caliente en un recipiente para que el vapor le ayude a destapar su nariz, siempre a una distancia considerable para que el vapor no le cause daño y de preferencia en la habitación para que ayude a una mejor descongestión.

Pero algo que no debemos olvidar, es que si hemos detectado algún síntoma de alergia lo mejor será acudir a nuestro pediatra para una mejor orientación.

 

Como sabemos el cáncer de seno es uno de los más comunes en la mujer a nivel mundial, representando el 16% de los cánceres femeninos, durante la etapa de embarazo es poco común se presente, pero no por esta razón dejaremos de realizar las exploraciones necesarias de rutina, sobre todo porque debemos tomar en cuenta que en esta etapa puede ser más difícil detectarlo debido a los cambios hormonales y a los cambios físicos que se ven sometidos los senos y que el tejido mamario se hace más denso pudiendo llegar a presentar confusión dificultando su detección incluso en algunos estudios. Debido a esto durante este periodo de embarazo debemos ser aún más cuidadosas al realizar las exploraciones y así poder detectar cualquier anomalía o cambio que notemos en los senos de manera oportuna. Debemos hacer hincapié, en que el embarazo no es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer, así que las mujeres embarazadas no son más susceptibles a contraerlo.

¿Cuáles serían las señales de alerta? Al momento de realizarnos una autoexploración de frente al espejo y con el brazo hacia arriba, verificar que no tengamos bolitas, hundimientos, enrojecimiento, inflamación, dolor, que no haya salida de líquido extraño en el pezón, revisar la axila que no hay dolor o abultamientos y por supuesto esto aunado a las revisiones de nuestro ginecólogo.

Si nos encontramos en esta situación, entraremos en la etapa de estadificación o clasificación del mismo, para poder determinar de manera correcta su avance, tamaño y el tipo de cáncer que es. Los métodos para poder diagnosticar de manera correcta el cáncer son las mastografías, estás implican un mínimo de riesgo en cuanto a radiación para el feto, también está la ecografía la cual no emite ningún tipo de radiación y permite el estudio de masas densas y por último está la biopsia, la cual daría un diagnóstico definitivo y de una manera segura. Los tratamientos se deberán considerar dependiendo el tipo de cáncer y este puede ser desde una cirugía hasta tratamientos con quimioterapia y radioterapia, que en el caso de estos dos últimos pudiera llegar a considerarse la interrupción del embarazo debido a la alta radiación que emiten, por su puesto todo dependerá del diagnóstico y de la etapa en que se encuentre el embarazo.

Hasta el momento no se han detectado casos en que el cáncer afecte al feto, sin embargo, sí pudiera afectar en los nutrientes que lleguen a éste.

En resumen, en la etapa de embarazo debemos poner más énfasis en las exploraciones de seno y acudir con nuestro ginecólogo para que descarte cualquier anomalía.

Realmente podríamos decir que son muy pocas la razones por las que contraindiquen la lactancia materna, y estas son en definitiva enfermedades graves como es el VIH (virus del sida), virus linfotrópico humano, también llamado virus de la leucemia humana de células T tipo 1 o cualquier tipo de cáncer que implique tratamiento de quimioterapia o radioterapia, incluso prolactilomas, tumores que impidan la producción de leche. Otra causa por parte del bebé es que sufra de galactosemia (imposibilidad de digerir el azúcar de la leche),  esta es detectada al momento de nacer con la prueba del tamiz neonatal. Esta sobreentendido que hábitos como el fumar, tomar alcohol o el consumo de sustancias tóxicas impedirán amamantar al bebé.

Cabe mencionar que la madre pudiera sufrir de ciertas patologías graves que requieran de medicamentos que pudieran ser incompatibles con la lactancia, o en caso contrario patologías leves como diarrea, resfriados, incluso mastitis y que los medicamentos que tome para tratarlas impliquen un bajo riesgo en el bebé o requiera suspender de manera temporal la lactancia. Esto tendrá que ser supervisado por el médico de que tan imprescindible o necesario tendrá que ser el medicamento para poder administrarlo, evita auto medicarte.

Debemos recordar que, si la madre presenta alguna enfermedad, la leche materna crea anticuerpos, mismos que comparte con el bebé protegiéndolo de la misma.

 

En definitiva, si tienes la oportunidad de amamantar a tu bebé no dudes en hacerlo, la leche materna como ya lo hemos comentado trae consigo múltiples beneficios que le ayudarán a lo largo de su vida.

 

 

 

 

Justo después de que nazca tu bebé tendrá los beneficios del calostro o la primera leche, misma que empiezas a producir durante el embarazo, ninguna fórmula le proporcionará a tu bebé los benéficos que tendrá con la leche materna la cual debes proporcionarle durante los primeros seis meses de vida sin restricciones, evitando cualquier otro tipo de bebidas como jugos, agua o alimentos, pasado lo seis meses entonces si ya podrás complementarla con otros alimentos y mantenerla hasta los dos años. Debes saber que la leche materna o también llamada el ¨alimento ideal¨ contiene inmunoglobulina, sustancia protectora de las membranas mucosas de la garganta, nariz e intestino partes susceptibles a contraer virus e infecciones, es de fácil digestión evitándole estreñimiento, le reducirá los cólicos, además le ayudará a su desarrollo sensorial y cognitivo. Lo protege de enfermedades crónicas, alergias, otitis, meningitis, esto evitará que sufra de desnutrición infantil durante los primeros seis meses de vida. Ayuda a su desarrollo maxilofacial, le aportarás seguridad ayudándole a un mejor desarrollo intelectual. Además la leche cambiará su composición adaptándose al crecimiento de tu bebé, contiene los anticuerpos necesarios que lo protegerán a largo de su vida.

Y todavía más, lo beneficios no solo serán para tu bebé sino también para ti, reducirá el riesgo de depresión post-parto, ayudará a perder el peso ganado durante el embarazo, reducirá el riesgo de anemia, previene el cáncer de mama, ovario y aparición de osteoporosis después de la menopausia.

Las campañas realizadas sobre lactancia materna tienen la finalidad de concientizar a las mamás sobre todos sus beneficios, incluso se lleva a cabo la instalación de lactarios para que las mamás que trabajan, puedan amamantar a su bebé en el momento que lo requiera de una manera cómoda, limpia y sin distracciones, ya que ésta se veía interrumpida precisamente al incorporarse a su trabajo.

A menos que haya contradicción por parte de tu médico que te impida darle leche materna a tu bebé se tendrá que evitar, de lo contrario deberás amamantar a tu bebé en todo momento que lo requiera y sin restricciones, no lo prives de sus beneficios, ya que como podrás ver son muchos. Además de que no requiere ningún tipo de preparación y está disponible en todo momento.

Otro punto que debes considerar, es que la lactancia materna es un aprendizaje lo que pudiera dificultarse en un principio, por lo que será importante ver con el pediatra las técnicas para amamantar a tu bebé de la mejor manera.

Nuestro blog

0 19
¡Navidad! La mejor época del año se acerca y esta vez es aún más especial, por primera vez la compartiremos con ese pequeño ser...