+36 meses

El objetivo de la estimulación temprana en los bebés es desarrollar y fomentar sus capacidades tanto físicas como mentales, y se basa en ejercicios físicos, de leguaje y actividades con objetos, mucho dependerá el trabajo que como papás realicemos en nuestro bebé para facilitar su óptimo desarrollo.
Aunque no necesariamente se establece un tiempo definido, básicamente este proceso o técnica abarca desde recién nacido hasta los 5 o 6 años, etapa fundamental para el desarrollo de su cerebro, pensamiento, sentidos, así como la formación de su personalidad.
Las áreas que se desarrollaran en este proceso son: Motor grueso, que son los movimientos del cuerpo, brazos y piernas, ayudándole a adquirir fuerza, así como equilibrio. Motor fino, son básicamente los movimientos de manos y dedos, conociendo sus manos, cara y experimentando con los objetos. Lenguaje, la capacidad de comunicarse y expresarse en su forma más simpe como el llanto y balbuceos. Socio-afectivo, la capacidad de relacionarse, expresar emociones y sentimientos hacia los demás.
Lo importante a considerar es que para la estimulación temprana no requerimos de grandes cosas ni equipos, ya que esta la podremos realizar con las actividades diarias que tenemos con nuestro bebé, como el momento del baño, la hora de la comida, al vestirlo, en la convivencia diaria y ayudándonos de objetos que tengamos a la mano. Simplemente tendremos que ser disciplinados en las actividades, debemos hacer partícipes a la familia, todo esto acompañado siempre de abrazos, felicitaciones por su esfuerzo y logro obtenido, y sonrisas diciéndole lo mucho que lo queremos. No debemos forzarlo a nada que no quiera hacer en el momento, cada niño es diferente y aprende a su ritmo.
Recordemos que conforme el niño va creciendo las actividades van siendo diferentes y estas se deben ver como un juego, deben ser divertidas, de aprendizaje y enriquecedoras para papás e hijos, pues son momentos donde vamos a conocer a nuestro hijo(a) y debemos reforzar en todo momento lo aprendido. Algo sumamente importante es que dejemos que nuestro pequeñín se exprese, explore y descubra, sin imponerle las cosas.
En conclusión, con la estimulación temprana estarás dándole a tu bebé una mejor oportunidad de desarrollo físico, social e intelectual. Recuerda es una ¨esponjita¨ que lo absorbe todo y tú serás su mejor ejemplo.

Es una realidad que la música para cualquier persona, es un estimulante en el sentido que, aunque no entendamos el idioma aun así la letra de la canción nos pondrá a bailar, llene de alegría, nostalgia, tristeza, pero ¿a qué se debe esto?; los factores son la combinación de sonidos, ritmos, instrumentos, voz o interpretación. Debes saber que la música es el mejor relajante para un niño, además de ser una serie de beneficios adicionales, ¿cuáles son estos?, de entrada, el escuchar música es un vínculo integral para su desarrollo, el cual le ayudará a canalizar su energía de una mejor manera, tendrá una mejor concentración, le ayudará a su memoria, a razonar, adquirirá habilidad para resolver problemas complejos, así como a aprender nuevos idiomas, expresarse de una mejor manera en el lenguaje y corporalmente, establecer rutinas con disciplina, será más sociable, sus neuronas del crecimiento se estimularán, al igual que su metabolismo, respiración y digestión. Para que estos efectos positivos se den, debe hacerse de una forma continua, además será bueno ayudarle a asociar que el estar relajado significa bienestar y comodidad.

La música clásica es una de las mejores opciones para ayudarle a relajarse, ya que de alguna manera está hecha para ser oída, además que en la antigüedad los padres se aseguraban que sus hijos fuesen instruidos con esta música catalogada como culta, ya que era la base para una educación seria. Recordemos que ha sido la base de la música popular de hoy, será importante saber cuál es la mejor para nuestro pequeñín, ya que hay cierto tipo de música que es relajante y otra que es estimulante.

Como podrás ver la música trae consigo una serie de beneficios, los niños en sus primeros años de vida son los mejores receptores a los estímulos, la música es una influencia muy positiva para su desarrollo.

 

Como primer paso entendamos que un cólico, es un dolor abdominal que tiene variaciones en su intensidad, no siempre se da en el intestino, también en el estómago, la mucosa gástrica o en su caso en las ulceras gástricas. En el caso de los bebés en sus primeros meses de vida suelen pasar por esta afección la cual básicamente se da en el estómago y no es de gravedad. Los síntomas son pesadez, dolor, gases y llanto, este aparece por la tarde o al anochecer.

Aunque las causas aún no son definidas con exactitud, se han detectado ciertas situaciones que originan el cólico del lactante, como el tipo de leche, en caso de ser amamantados esto puede ser por la alimentación de la mama y la más común es la ¨ingesta de aire¨. Cuando están siendo amantados puede que su boca no este correctamente en el pezón, lo que genera que ¨tomen ¨ o ¨ingieran¨ aire y en el caso del biberón pasa lo mismo, entonces; las repetidas ocasiones que él bebé succiona la leche también succiona aire, originando burbujas en el estómago o la dilatación del mismo.

Pero, ¿a qué se debe que ciertos biberones le causen constantemente más cólicos al bebé?, como ya hemos comentado en nuestro tema anterior sobre boquillas, la tecnología se ha aplicado en los biberones, precisamente con la finalidad de que al momento de que él bebe ingiera sus líquidos (leche, agua, té), se acople perfectamente a su boca e impida la entrada de aire reduciendo la posibilidad del cólico. Por eso es importante si nuestro bebé ha pasado al biberón, debemos elegir el correcto, ya que un biberón de mala calidad no dará los beneficios que se requiere.

Si notas que debido a los cólicos tu bebé devuelve los alimentos, no tiene apetito y baja de peso, lo mejor será que visites a tu pediatra para descartar cualquier situación que sea de mayor complicación.

Tal vez en nuestra infancia tuvimos una mascota, los más común, un perro o un gato, y ahora de adultos que ya hemos decidido hacer una vida en pareja, y afortunadamente nuestra pareja comparte los mismos gustos por las mascotas, pues que mejor.
Pero, viene en camino un bebé, y la pregunta es ¿qué sucederá con nuestra mascota?, ya que podríamos preguntarnos si esta le afectara de alguna manera a nuestro bebé, por supuesto lo último que pasará por nuestra cabeza será deshacernos de ella, ya que es más que evidente que si se tiene gusto por las mascotas, estas son consideradas parte de la familia.
Es un hecho que las mascotas y en general los animales son portadores de parásitos, virus, bacterias, pulgas etc. algunos de ellos si pueden transmitirlos a los humanos otros no, y se trasmiten por la orina, heces, saliva, mordeduras y arañazos, en el caso de nuestros amigos peludos (perros y gatos) pueden causar alergias por el pelo, algún tipo de tiña, particularmente los gatos transmiten el parásito de la toxoplasmosis en cual puede ser transmitido a las mujeres embarazadas y causar complicaciones al feto, en el caso de reptiles y ranas (los cuáles no son muy recomendables como mascotas si hay un bebé), suelen transmitir la salmonelosis causando vómito, diarrea y fiebre, otras de las mascotas que se sugiere evitar son los roedores (hámster y ratones), los cuáles transmiten la coriomeningitis linfocita a través de sus heces y orina causando diarrea, vómito fiebre, pérdida de apetito, en el caso de las aves transmiten por medio de sus heces, al ser estas inhaladas, el hongo criptococo, el cual afecta los pulmones y pudiese causar daño a este órgano, o también la ¨fiebre del loro¨ se trasmite de la misma manera causando tos, fiebre y dolor de cabeza.
¿Que reacción en términos de salud tendrá nuestro bebé con una mascota en casa?, no lo sabremos hasta que esté ahí, así tomaremos las acciones pertinentes para solucionarlo, como tampoco sabremos la reacción de nuestra mascota ante la llegada del bebé, como es en el caso de los perros y gatos que llegan a tener ¨celos¨ del nuevo integrante.
Pero tampoco se trata de evitar una mascota, también veamos los beneficios que pudiera traerle una mascota a nuestro bebé (si ya tenemos un perro o un gato), como son el trato humano, la compañía, la responsabilidad y la amistad y finalmente algo muy importante a recordar es que muchas de las enfermedades vienen de la falta de higiene, y la falta de atención y cuidados médicos a nuestra mascota, entonces, si somos una familia sana tendremos una mascota sana.

Bueno, ya hemos adquirido un poco de aprendizaje como papás, inclusive nos hemos hecho expertos en ciertas situaciones como cambiar pañales, bañar a nuestro bebé y otras más, ya creció tiene dos años, estamos muy contentos y según nosotros es momento de tener otro bebé… o, resulta que el anticonceptivo falló y mamá resulto embarazada y viene otro pequeñín a casa…, independientemente del caso, ¿cómo le vamos a decir a “Andreita” que va tener un hermanit@? Nuevamente como papás va implicar que pongamos toda nuestra atención y esfuerzo para preparar la llegada del nuevo integrante de la familia, pero…, que interesante sería que por un momento nos pusiéramos en los pequeños zapatos de “Andreita”, nuestra primogénita, que es la princesita de la casa, y de buenas a primeras le hacemos la pregunta, ¿te gustaría tener un hermanito o hermanita?, un pequeño silencio, obviamente no lo asimila de inmediato, en otro momento… entonces que dices ¿no te gustaría tener un hermanit@?… No sé…, si, alguien con quien jugar, para que no estés solita y hagan cosas junts@s, pues bien, “Andreita”, mamá y papá te queremos decir algo…, hemos decidido tener otro bebé, así como tú, con quien podrás jugar, compartir, platicar y va estar aquí en mi panza, así como tú, va ir creciendo, lo vas a ir viendo, lo podrás escuchar, le podrás hablar, ¿qué te parece?…, créanlo o no, nuestro hijo siente la misma tensión de los papás. Hasta aquí todavía no asimila muy bien el asunto, cuando empieza a crecer la panza de mama y le empezamos a decir: ven, se está moviendo, siente, háblale te escucha, aquí empieza a asimilar un poco la situación, y aclaremos, no porque no sepa o realmente no entienda, es porque obvio, era la única. Y bueno ha llegado el momento en que “Andreita” se tiene que ir con los abuelos o los tíos, porque mama va a el hospital a dar a luz al nuevo integrante de la familia, pasado este proceso el regreso a casa es donde empieza la verdadera reacción, aquí es cuando realmente como papás tenemos que ayudar a nuestra hij@ a superar la situación de que ya no es únic@, es bastante natural que se sienta celos, se sientan desplazados, que piensen que ya no se les va a querer igual. El punto de lo anterior es que si analizamos un poco, será de suma importancia la forma en como le comuniquemos las cosas a nuestro hij@, porque ya lo hemos dicho, las cosas han cambiado, los tiempos han cambiado, los niños son otros, entonces tenemos que comunicarlo con lenguaje que ellos entiendan, adaptarnos a la edad que en ese momento tengan, no es lo mismo a los 2 años que a los 7, no debemos dudar o esperar a que nazca será mejor decirlo desde un principio ser claros hacerlos participes de todo el proceso desde un inicio, hay una infinidad de maneras para hacerlo, puede ir a los ultrasonidos, a las consultas médicas, explicarle cómo fue su nacimiento, cuando vaya a nacer que ayude a preparar la maleta etc., que sepa el nombre de su hermanit@, que le hable, también recordemos que no todos los niños son iguales, por ende no reaccionan de la misma manera, la forma de hacerlo ayudara a que en un futuro cuando sean adolescentes o adultos tengan una buena relación. Ya lo dijimos no hay reglas escritas pero definitivamente podemos hacer mucho porque este cataclismo que es para el herman@ mayor la llegada de un hermanit@ sea menos duro.

Otitis media, llamada así debido a que es una infección del oído medio, muy común en los niños pequeños, debido a que son más propensos a enfermarse de las vías respiratorias, esta es causada por gérmenes como streptococcus pneumoniae, haemophilus influenzae, moraxella catharralis, además de virus como el sincitial respiratorio, parainfluenza e influenza, algunos agentes patógenos pueden variar dependiendo de la región donde nos encontremos, recordemos que el oído se compone de tres partes, externo, medio e interno, en el medio se encuentran unos pequeños huesillos llamados osículos, los cuales son los encargados de llevar las vibraciones al oído interno el cual a su vez los envía al cerebro, y es así como identificamos los sonidos. Esta parte media del oído, se conecta a la parte de atrás de la garganta por medio de un conducto llamado trompa de Eustaquio, encargada de drenar los líquidos que se producen en el oído medio, en los niños puede bloquearse fácilmente, generando la acumulación de líquidos y así provocando una infección, de ahí que cuando estamos enfermos de las vías respiratorias, sentimos dolor en el oído o si tenemos una alergia sentimos ese cosquilleo desde el oído hasta la garganta. La otitis se puede clasificar en aguda, cuando esta tiene una duración menor a tres semanas, y subaguda cuando su duración es hasta tres meses, los síntomas en ambos casos pueden ser: fiebre, dolor intenso, secreción de líquido en el oído debido a la ruptura del tímpano, inflamación de la membrada del tímpano, enrojecimiento o inclusive perdida de equilibrio, nauseas, zumbidos en situaciones extremas puede perderse capacidad auditiva, infección en los huesos del cráneo o meningitis (infección en el cerebro). Es importante evitar exponer a nuestro bebe a fuentes de contagio, cambios bruscos de temperatura, y al humo de tabaco, como en muchas otras situaciones que afectan la salud de nuestro bebe debemos estar siempre atentos a las molestias que presente, un signo muy particular es el que se toque o se jalen la oreja, si ya hemos detectado algún síntoma o cambio en su oído de los que ya hemos hablado, lo mejor será acudir de inmediato con el pediatra no debemos dejarlo a la ligera ya que si no es atendido correctamente le traerá consecuencias a futuro irreversibles. Los cuidados que debemos tener serán como ya lo dijimos evitar exponerlo a situaciones de riesgo, pero también serán en base a el tratamiento indicado por nuestro pediatra, y el punto importante a recordar, evitemos medicarlo por nuestra cuenta y recurrir a remedios caseros o introducción de objetos.

Es posible que un cambio de estación vaya acompañado con un cambio en nuestra salud, ya sea por alergias, o enfermedades respiratorias, y por supuesto la temporada invernal es quizá, en la que más estamos expuestos.
Los bebés en esta temporada son más vulnerables a contraer algún virus, y por más cuidadosos que seamos con ellos, no hay una garantía para evitar que se enferme, ya que los virus están en el aire, en la guardería, en el kínder, si estamos en algún lugar público, o lugares muy cerrados, si alguien enfermo este relativamente cerca de él, por esos es importante tomar en cuenta algunas medidas de protección.
Algo muy importante es evitar cambios bruscos de temperatura, recuerda que, si estamos en casa, con un clima templado porque teníamos puesto el calentador, la chimenea o calefacción y de pronto salimos al frio, es muy peligroso y de enfermarse, no será una simple gripa.
Otro punto importante es abrigarlo muy bien, pero recuerda que, abrigarlo en exceso puede ser contraproducente ya que tanta ropa o cobija pueden provocar que suden y si lo destapamos sufrirá un cambio de temperatura que tampoco le vendrá bien.
Debemos hidratar su piel con una crema o aceitito especial para ello, ya que el frío puede resecar su piel, además de mantener una correcta limpieza de la misma para evitar acumulación de sudor.
También muy importante fortalezcamos su sistema inmunológico, llevando sus vacunas al día, una buena alimentación, incluidos alimentos cítricos si es que ya es mayor de un año, mantenerlo bien hidratado, su leche materna si se encuentra en lactancia, asegurarnos de que reciba los nutrientes necesarios, que cumpla con sus horas de sueño.
De suma importancia, la limpieza, empezado por nosotros lavándonos las manos, limpieza en general de la casa, ventilarla, si estamos enfermos evitar en lo posible el contacto directo, usar cubre bocas, también lavar frecuentemente sus manitas y por su puesto si alguien está a cargo siga las mismas indicaciones.
En la hora del baño, con agua templada de preferencia por la noche y así evitar salir y exponerlo al frío.
¿Complicado?, por supuesto que no, la prevención como ya se ha mencionado nuestra mejor aliada, si por alguna razón nuestro hij@ se ha enfermado, antes que otra cosa, lo mejor será visitar al pediatra que nos dará las indicaciones a seguir.

El objetivo de una vacuna es desarrollar inmunidad a las enfermedades y así proteger, prevenir y evitar la propagación de las mismas, hoy en día, con la facilidad que se tiene para viajar de un lugar a otro, es claro que para una enfermedad no hay fronteras y esta puede propagarse rápidamente en una región o país y salirse de control.
Por eso es importante que desde su nacimiento nuestro hij@ debe estar protegido, gracias a las vacunas en México, se han erradicado enfermedades como poliomielitis y sarampión entre otras, inclusive ya se han implementado campañas con los adultos para que obtengan su cartilla de vacunación con la finalidad de seguir combatiendo enfermedades como la influenza y evitar que esta se propague, se ha diseñado un esquema de vacunación, el cual los especialistas coinciden, que es uno de los más completos de Latinoamérica.
A continuación, enlistaremos las vacunas que están dentro del cuadro de vacunación, así como la fecha de su aplicación, sin olvidar que es importante consultarlo con nuestro pediatra.
– BCG:Tuberculosis, se aplica al nacer, en dosis única, en el brazo derecho. – Hepatitis B, también al nacer, a los 2 y a los 6 meses en muslo izquierdo. – -Pentavalente acelular (DPat+VPI+HIB), la cual cubre difteria, tosferina, tétanos, poliomielitis e infecciones por H influenza tipo B, la primera dosis se aplica a los 2 meses, la segunda a los 4 meses, la tercera a los 6 meses y la cuarta a los 18 meses.

– DPT, difteria, tosferina y tétanos, esta se da como refuerzo a los 4 años. – Rotavirus, la cual protege la diarrea por rotavirus, la primera dosis se aplica a los 2 meses, la segunda a los 4 meses y la tercera a los 6 meses, su administración es oral.

– Neumocócica conjugada, esta protege contra infecciones del neumococo, la primera dosis se aplica a los 2 meses, la segunda a los 4 meses y una tercera entre los 12 y 18 meses (esta tercera es recomendada por algunos esquemas internacionales de vacunación), se aplica en muslo derecho

-Influenza, la primera dosis a los 6 meses, la segunda a los 7 meses y una revacunación a partir de los 24 meses.

-Triple viral SRP, sarampión, rubéola y parotiditis, se aplica al año y el refuerzo a los 6 años en el brazo izquierdo.

-Sabin (OPU), poliomielitis, es adicional, esta se administra en las semanas nacionales de vacunación de los 6 meses a los 5 años.

-SR, sarampión y rubéola, es adicional a partir de los 11 años en quienes no cuenten con dosis de SRP o SR, administración de igual manera en semanas nacionales de vacunación.

– VPH, virus del papiloma humano, dosis única a los 11 años o en quinto de primaria, se aplica en el brazo derecho.

Como podemos ver, en efecto es un cuadro bastante completo, es nuestra responsabilidad estar al pendiente de sus vacunas, aplicárselas en tiempo y forma es importante mencionar, que hoy en día la cartilla de vacunación está siendo un documento de suma importancia, inclusive en los adultos, esto con la finalidad de mantener una buena salud pública.

Como papás, esta etapa quisiéramos que fuese rápida y sin complicaciones, para no seguir comprando pañales y más pañales y que mejor que ya no son de tela como antes, porque entonces quisiéramos que ni siquiera pasara esta etapa.
Recordemos que cada niñ@ es diferente en cuanto a su desarrollo, unos caminaran antes del año, otros hablaran hasta los dos años etc., en este aprendizaje dejar el pañal requerirá de toda nuestra paciencia, y tal vez sea un proceso un poco tardado, o talvez no, quizá nos sorprenda un día, vea su calzoncito entrenador sucio, mojado y oliendo mal y diga: adiós a esto, me voy a mi bacinica.
¿En qué momento está listo para dejar el pañal?, alrededor del año, a los 18 meses, a los 2 años, a los 3 años, como ya se comentó cada niñ@ es diferente, y mucho dependerá de nosotros como papás saber identificar las señales que nos indican que está listo para dejarlo, si empezamos a notar que ya empieza a identificar instrucciones sencillas, es un buen momento para empezar con este aprendizaje, es importante prepararle el camino, comprarle su bacinica o baño propio, este debe estar en un lugar accesible fácil de ubicar, usar los calzoncitos entrenadores, que no solo le ayudaran con dejar el pañal si no también con el aprendizaje de vestirse por sí solos, deberemos guiarlo explicándole para que es el baño (recordemos que los niños aprenden viendo), ayudarle a diferenciar entre orinar y evacuar, estando en casa es bueno que por momentos le quitemos el pañal y explicarle que si tiene la sensación de ir al baño puede ir al que se ha destinado para él (este proceso puede ayudar bastante para que sea más rápido el aprendizaje), seamos constantes, motivadores, ya que en esta etapa aún no han madurado sus órganos y no tiene control de sus esfínteres, entonces, si ya hemos avanzado y en algún punto tiene un ¨accidente¨, debemos tener por seguro que regañarlo o enojarnos no ayudara en nada, al contrario podríamos retroceder todo el avance obtenido; otro reto, la noche, es común que en este paso mojen la cama por la noche, será bueno prepararlo llevándolo al baño, explicarle que en la noche no tiene que pararse al baño si lo hace antes de dormir, un punto a evitar es darle bastantes líquidos, superada la etapa nocturna ten por seguro que tu hij@ prácticamente ya habrá dejado la etapa de los pañales, un logro que los papas celebramos en grande.
En resumen, dejar esta etapa es un gran paso para tu hij@, posiblemente los primeros días tendrás que limpiar mucho, pero la paciencia y constancia te llevara a que tu hij@ supere rápidamente esta etapa, no olvides que desde muy pequeños nuestros hij@s entienden, debemos ser claros y directos al explicar las cosas, darles apoyo y demostrar interés en su aprendizaje.

Frustración, ira, pelos de punta, eso y más, nuestro hijo pequeño nos hará sentir muchas veces cuando él se lo proponga, cuando haga berrinche, nos rete, quiera cosas y toda la serie de situaciones que pasen por su cabecita.
Es un hecho que es un proceso que tendremos que enfrentar como parte de su educación, un reto difícil si, pero no imposible. Pero, ¿cómo enfrentar estas y otras situaciones?, por qué recordemos que ya no estamos en la época de los abuelitos y papas cuando nos decían ¨lléveselo Sr. Por berrinchudo o a mira ahí viene el que se lleva la ropa vieja que te lleve, ah ¡mira! La Sra. Que se lleva niñas, así como tu¨ y otras más, los niños de ahora vienen por así decirlo… más revolucionados y pareciera que van un paso adelante, y por su puesto esas técnicas de los abuelitos pues no son lo mejor.
Los niños por naturaleza son curiosos, quieren saberlo y conocerlo todo, inclusive tienen un percepción del tiempo distinta a la de nosotros y si no lo consiguen los llevara como ya dijimos, a ponernos los pelos de punta, no debemos olvidar que los adultos somos nosotros, y antes que todo debemos tomarnos nuestro tiempo para no caer en su juego así podremos analizar mejor las cosas y poderle explicar (no tendremos que explicarlo todo), es importante ponernos a su altura mirarlos a los ojos con firmeza, seamos coherentes y claros respetemos las normas y reglas que hemos impuesto, todos los niños aprenden de los adultos, seamos el ejemplo, sonara trillado, pero es muy importante el establecer límites, la palabra NO, es muy clara usémosla, muchas veces los limites no han funcionado del todo, pero esto se debe a que el niñ@ no los han comprendido del todo, es importante que conozcamos las etapas de nuestro hij@ en cuanto a la personalidad ya que en cada etapa tienen ciertas características, cuando empiezan a modular palabras, se empiezan a vestir solos, etapas de yo lo hago, ya soy grande, ¿por qué? etc., esto no ayudara a entender mejor el porqué de su actuar y así tener una mejor respuesta a sus acciones.
Es importante darle confianza, libertad de elegir, sugerirle que es lo que más le conviene así reforzaremos su autoestima, no usemos palabras agresivas, no los etiquetemos, tampoco lo comparemos, si por alguna razón se le ha castigado expliquemos claramente el porqué del castigo, que es un momento para que recapacite, se calme y que no hay necesidad de llegar a un berrinche o pataleta. El disciplinar a nuestro hijo no es controlarlo, es enseñarle a que se controle a sí mismo. Y muy importante no sintamos culpa por castigarlo.
También otro punto importante es estimular su buen comportamiento y no necesariamente con cosas materiales un simple ¨gracias por recoger tus juguetes¨ o ¨te portaste muy bien en la juguetería gracias¨ Será muy reconfortante, entonces, el ser claros, directos, firmes en las decisiones que tomemos nos ayudará a llegar a buenos acuerdos con nuestros hij@s, inclusive en situaciones futuras como adolecentes será aún más fácil ya que desde pequeños hemos sido claros con ellos.

Nuestro blog

0 19
¡Navidad! La mejor época del año se acerca y esta vez es aún más especial, por primera vez la compartiremos con ese pequeño ser...